Carrito

Carrito

Millones de lentejuelas
contando nuevas historias.


— “Creo que tu obra no me gusta, prefiero la pintura”
— «Entiendo señor curador. Entonces, ¿qué me sugiere?»
— «Que no pares de trabajar, un día te encontrarás con la artista que sueñas ser…»


Con más de 10 millones de lentejuelas, elementos poco comunes y otros muy comunes, he estado protestando desde el año 2009 en contra de las repetitivas formas de vivir y sobrevivir en Colombia, una protesta ruidosamente brillante que pretende generar disturbios en las mentes «esclavas» de los oficios sin propósito.

Lentejuela a lentejuela, cristal a cristal, he decido construir un técnica literalmente brillante, para manifestar que ningún don o talento llega en vano.

Bienvenidos a un mundo donde todo brilla, y no por las lentejuelas, sino porque el Dios en el que creo quiso que fuera así.